AMARGO

Alegre me parecía Amor, teniendo

mi corazón en mano, y en brazos una
dama, envuelta en un lienzo, durmiendo.
Luego la despertaba, y de este corazón ardiendo
ella espantada humildemente comía:
después lo vi partir gimiendo.

—La vita nuova, Dante Alighieri

.
.